slider-estimulacion

e_estimulación temprana!

La Estimulación Temprana es una corriente pedagógica basada en la filosofía de la importancia de favorecer el desarrollo de las capacidades emocionales, sociales y motoras en los niños a temprana edad.

Así, entendemos por ET el conjunto de actividades propuestas a un bebé de manera adecuada y en el momento oportuno para lograr el máximo desarrollo.

¿Qué no es estimulación temprana?

No es la lucha por lograr que el bebé alcance metas ambiciosas.

No es transmitir conocimientos sin respetar los tiempos de cada niño.

Por eso la ET solo funciona si el niño se siente feliz al aprender. Para ello, al transmitir enseñanzas debe haber contacto afectivo positivo.

Cualquier actividad que realicemos debe partir del juego.
Entre los beneficios de la estimulación temprana están:

      • Promover el proceso de maduración de las capacidades físicas, mentales y sociales del niño.
      • Mejorar la calidad de vida intentando aprovechar al máximo el potencial existente en el sistema nervioso central (SNC).
      • Ayudar a detectar de manera temprana alteraciones motoras, psicológicas, cognoscitivas y sociales.
      • Las actividades de estimulación social y vestibular facilitara el desarrollo del sistema nervioso autónomo.
      • Favorecer la coordinación entre los dos hemisferios.
      • Favorecer el desarrollo de la autoestima positiva.
      • Elevar y potenciar las capacidades personales.
      • Sentar las bases para el futuro al favorecer el aprender a aprender.
      • Ayudar a disfrutar del aprendizaje.
      • Favorecer la curiosidad y la observación.

Atención Temprana

Atención temprana es un término que se confunde mucho con Estimulación Temprana, pero, ¿Qué es Atención temprana?

AT es un conjunto de acciones dirigidas al niño de 0-6 años con alteraciones en el desarrollo (motores, cognitivas, sensoriales, comunicativas, emocionales…) o riesgo a padecerlas, así como a su familia y a su entorno.

El objetivo es dar respuesta lo más pronto posible a las necesidades transitorias o permanentes que presente el niño para facilitar su evolución en todas las facetas, respetando su propio ritmo.

La AT tiene como objetivo:

        • Reducir los efectos de una deficiencia o déficit sobre el conjunto global del desarrollo del niño.
        • Optimizar, en la medida de lo posible, el curso del desarrollo del niño.
        • Introducir los mecanismos necesarios de compensación, eliminación de barreras y adaptación a necesidades especificas.
        • Evitar o reducir la aparición de efectos secundarios por un trastorno o situación de riesgo.
        • Atender y cubrir las necesidades y demandas de la familia y el entorno del niño.
        • Considerar al niño como sujeto de la intervención.

Para trabajar la atención temprana tenemos que tener una comunicación constante con el equipo sanitario (medico, fisioterapeuta…) y con todos los agentes de la educación del pequeño (padres, psicólogos, pedagogos…).

Contáctanos

1 + 2 = ?

Síguenos

Aviso legal
Política de cookies
Mapa web